logo

Foro “Southern Tourism Meeting”

Dña. Esther Morell García, Consul Honorario de Rusia en Andalucía asistió al foro “Southern Tourism Meeting“, a la sesión Los Retos del Turismo en Sevilla, Andalucía y España.

El acto tuvo lugar el martes 9 de octubre a las 8.45 horas en CaixaForum.

rreeabcsevilla_es_sevilla

Ayudas Erasmus+ para movilidad de estudiantes y profesores entre Rusia y España

Alianza 4 Universidades (A4U)

Ha sido otorgada 111.660,00€ de los fondos europeos Erasmus+ en la última ronda de financiación. La A4U es una asociación estratégica de cuatro universidades públicas españolas: Universitat Autònoma de Barcelona, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Carlos III de Madrid y Universitat Pompeu Fabra en Barcelona, que está realizando un programa de movilidad Erasmus+ Movilidad Internacional de Créditos con Rusia, un país emergente de interés estratégico para el consorcio.

Esta financiación permitirá realizar un programa de intercambio de estudiantes y personal entre las 4 universidades que integran la A4U y 11 universidades socias rusas. Tras el intercambio, los estudiantes volverán con mejores capacidades inter-culturales y lingüísticas, mayor confianza y una experiencia internacional que se reconocerá en el expediente académico. Personal podrá conocer de primera mano el funcionamiento del otro sistema educativo, aprender nuevas ideas y compartir buenas prácticas. También tendrán la oportunidad de establecer colaboraciones con la universidad socia, o de recibir formación.

El programa está abierto a los estudiantes de grado, Máster, doctorado y al personal, tanto docente como administrativo, de todas las áreas académicas. La ayuda Erasmus+ cubre los gastos de viaje y de manutención durante la movilidad, de 3 a 5 meses para los estudiantes y de 7 días para personal.
Desde el inicio del programa en el 2015, 107 estudiantes y personal han beneficiado del intercambio, y durante los próximos dos años se prevé la realización de 29 estancias más.

La movilidad es bidireccional, y se realiza entre las cuatro universidades de la A4U y 11 universidades socias rusas: Universidad Estatal Lomonosov de Moscú, Escuela Superior de Economía, Academia Rusa de Economía y Administración Pública Nacional (RANEPA), Nueva Escuela de Economía, Instituto de Ingeniería de Potencia de Moscú, Universidad Estatal Rusa de las Humanidades, Instituto de Gestión de Empresas del Norte-Oeste de San Petersburgo (filial de RANEPA), Universidad de las Tecnologías de Información, Mecánica y Óptica de San Petersburgo (ITMO), Universidad Estatal Politécnica de San Petersburgo, Universidad Federal del Sur y Universidad Nacional Tecnológica de Investigación de Kazán.

Se espera que cómo resultado del proyecto, las universidades participantes, tanto de la A4U como las rusas, logren:

  • Mejorar las capacidades profesionales, sociales e interculturales y la empleabilidad de sus estudiantes y personal.
  • Fomentar colaboraciones en docencia e investigación
  • Atraer talento y aumentar del número de estudiantes y profesores internacionales que contribuyen a su diversidad e internacionalización.
    Los testimonios de los participantes de movilidad con Rusia pueden ser consultados en http://alliance4universities.eu/en/erasmus-stories/

ENLACE: Universidades Rusas de intercambio Erasums+.

———————–

Listado de las instituciones que han recibido fondos Erasmus+ para programas de intercambio con Rusia en la última convocatoria:

http://sepie.es/doc/convocatoria/2018/resoluciones/28_junio/20180621102439_Anexo-I-Apartado-4h_Instrumento-Europeo-de-Vecindad-Federacion-Rusa.pdf

Comentario de la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, sobre las declaraciones de las autoridades británicas acerca de los incidentes en Salisbury y Amesbury

The British officials are once again focusing their attention on Russia’s alleged involvement in the incidents in Salisbury and Amesbury, following a scenario that has become familiar to everyone. Without any documentary support or trustworthy testimonials, they have declared that there is sufficient evidence to bring charges against two Russian nationals and published photos of the two men whose actual nationality is still to be confirmed.

These steps follow the same pattern over and over. Russia receives unsubstantiated accusations while the accuser also declares its emphatic refusal to have any contact in order to establish the truth. Instead, we hear ridiculous demands that we clarify a situation that has nothing to do with us, as we have repeatedly stressed.

We cannot but notice that both British and American colleagues are following the same scenario. Not troubling themselves with producing any substantial evidence, they simply compile lists of “Russian agents” to justify, one way or another, the witch hunt started by London and Washington.

Our requests for a joint investigation and legal assistance in the criminal case opened by Russian law enforcement agencies on the attempted murder of a Russian national in the United Kingdom continue to be ignored. Moreover, we can clearly see London’s reluctance to cooperate in establishing the truth.

One thing is clear: the so-called Skripal case instigated by the British officials is being brought to a deadlock on purpose. Instead of carrying out a genuinely independent, objective and transparent investigation into the Salisbury and Amesbury incidents, London stubbornly uses the anti-Russian speakerphone diplomacy and continues the propaganda show in the spirit of the notorious “highly likely”.

FUENTE: http://www.mid.ru/ru/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/3337601?p_p_id=101_INSTANCE_cKNonkJE02Bw&_101_INSTANCE_cKNonkJE02Bw_languageId=en_GB

Comentario del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia sobre las declaraciones antirrusos de algunos países occidentales.

Traducción no oficial

El 6 de septiembre Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Estados Unidos y Francia emitieron una declaración conjunta, en la cual una vez más reiteraron pretensiones infundadas contra Rusia en el contexto de los acontecimientos en Salisbury y Amesbury.
Es deplorable que las autoridades de estos países nuevamente se hayan dejado llevar por Londres, que, al parecer, no puede superar sus propias fobias inexplicables. Secundaron la mentira camuflada por la reserva “casi con certeza” (“almost certainly”), que es otra variación de la tan mentada expresión británica “muy probable” (“highly likely”), y con plena disposición hicieron la vista gorda ante la total falta de evidencias de lo que realmente había sucedido en Gran Bretaña en relación al empleo de sustancias venenosas. Así continúan a burlarse del sentido común.
Rusia en numerosas ocasiones y a diferentes niveles ha declarado que no tiene nada que ver con lo que sucedió en Salisbury y Amesbury. Muchas veces hemos ofrecido a la Parte Británica investigar estos incidentes de forma conjunta. La reacción negativa hacia nuestros llamamientos de cooperar, el rechazo a lo largo de los últimos seis meses a dar acceso a los ciudadanos rusos Sergei y Yulia Skripal, que fueron declarados víctimas de asesinato, sólo fortalece la convicción de que Londres no ha encontrado nada para justificar sus reclamaciones. Todas las acusaciones contra nosotros son completamente maquinadas.
Nos decepciona constatar que algunos estadistas occidentales, siendo prisioneros de sus propias ambiciones geopolíticas, no dejan los intentos de retratar Rusia como enemigo, fomentando sentimientos rusófobos en sus países. Mientras tanto la realidad impone lo totalmente contrario, es decir, la necesidad de unir esfuerzos en la lucha contra las amenazas verdaderas y comunes para todos, en primer término, terrorismo internacional.

Declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia del 5 de septiembre de 2018

Traducción no oficial

El discurso pronunciado por la Primer Ministra de Gran Bretaña Theresa May el pasado 5 de septiembre en el Parlamento Británico sobre el así llamado “Caso Skripal” y el incidente del envenenamiento de dos ciudadanos británicos en Amesbury fue formulado en un tono absolutamente inaceptable. Este discurso contiene una serie de acusaciones incuestionables contra la Federación de Rusia y dos, como se afirma, ciudadanos nuestros. Rechazamos decididamente estas insinuaciones.
En particular, nos hemos fijado en la declaración que “sólo Rusia tiene la capacidad técnica y experiencia de uso del así llamado “Novichok”, así como razones de emplearlo en Salisbury”. Esta “afirmación” fue hecha inmediatamente tras la publicación en la Haya el día anterior del informe de la Secretaría Técnica de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) sobre los resultados del trabajo de especialistas de esta organización a petición de Londres en relación con el incidente en Amesbury.
El Informe, en particular, dice que los resultados del análisis de las pruebas ecológicas y biomédicas seleccionadas por los expertos de la OPAQ confirman las conclusiones británicas sobre el origen de la sustancia tóxica que envenenó a dos ciudadanos de Gran Bretaña en Amesbury. Según la composición química de la sustancia se trata de un agente nervioso, el mismo que fue encontrado en las pruebas que figuran en el caso del envenenamiento de los Skripal y del policía Nick Bailey el pasado 4 de marzo en Salisbury. Al mismo tiempo, es significativo que el informe no contiene ni una palabra sobre el origen de este agente neurotóxico. No menciona el mismo término “Novichok” que en su tiempo fue frívolamente lanzado por los “manipuladores políticos” británicos.
Volvemos a subrayar que ni la OPAQ ni el laboratorio británico en Porton Down simplemente no tienen la posibilidad de determinar el país de origen de las sustancias venenosas de Salisbury y Amesbury. Estudios sobre tales compuestos químicos vienen realizándose durante varias décadas en una serie de países, entre ellos EEUU, Gran Bretaña, Alemania, Suecia, República Checa, Países Bajos. Lo confirma la información inclusive de las fuentes abiertas sobre los resultados de investigaciones independientes. Nuevamente lo destacamos para aquellos que posiblemente tienen “memoria corta”.
Este tema requiere una consideración profundizada por parte de la OPAQ. Llamamos a la Secretaría Técnica de la Organización a examinar cuidadosamente la información que los Estados miembros de la Convención envían en respuesta a la solicitud de la Secretaría Técnica acerca de los productos químicos no controlados por la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas (CPAQ). Rusia, en particular, oficialmente presentó en mayo del año corriente el documento de 400 páginas que contiene una lista de alrededor de mil nuevos tipos de agentes nerviosos neurotóxicos que sería pertinente considerar desde el punto de vista de la modificación del Anexo de la CPAQ en cuanto a sustancias químicas. Nos gustaría saber el volumen de semejante información recibida de aquellos países donde el famoso “Novichok” se asocia sin apelación con Rusia. ¿Y en general enviaron ellos tal información a la Haya?
Está claro que a la Parte Británica no le importa las conclusiones de los expertos de la OPAQ. Para Londres es esencial vincular la OPAQ a sus indignantes acusaciones de Rusia, en forma francamente desleal “atar” esta organización a los resultados de las investigaciones correspondientes que se llevan a cabo por químicos militares de Porton Down. Es decir, lograr que la OPAQ “selle” las acusaciones sin pruebas.
Seguimos oponiendo hechos a los intentos de promover la histeria antirrusa acerca del “Caso Skripal”. Es lamentable que la Secretaría Técnica de la OPAQ voluntariamente o involuntariamente se encuentra implicada en los juegos políticos sucios de Gran Bretaña y de sus aliados a quienes no les importan lo que Convención exige.
Anteriormente señalamos en varias ocasiones que en la CPAQ no hay nada que requiera que la Secretaría Técnica apoye al Estado miembro en lo que se refiere a la confirmación de resultados de la investigación nacional. Estrictamente hablando, se presta ayuda a los Estados miembros que la necesitan para cumplir con sus obligaciones en virtud de la Convención principalmente relacionadas con la destrucción de las reservas de armas químicas. Normalmente esto es el caso de países donde no hay equipamiento o especialistas correspondientes. Entendemos que los británicos tienen todo lo arriba mencionado en abundancia. El citado laboratorio de Porton Down es precisamente el lugar donde fueron realizados y siguen llevándose a cabo estudios con la sustancia conocida en Occidente como “Novichok”.
Según la CPAQ si un Estado Parte plantea preguntas a otro Estado Parte en este caso se utiliza el procedimiento de consulta. Se puede realizarlas directamente en un formato bilateral o con la asistencia de la Secretaría Técnica y el Consejo Ejecutivo de la OPAQ. Hicimos las propuestas correspondientes a los británicos muchas veces, las rechazaron. Ahora bien, Londres ha optado por ello.
Recordamos la inutilidad de los intentos de “hacer malabarismos” con las cláusulas de la Convención, acumulando acusaciones infundadas. Londres debe regresar al campo legal de este documento.
En próximas fechas, volveremos a informar a la comunidad internacional con la “historia de la cuestión”. Vamos a hacerlo en La Haya y en Nueva York. Estamos seguros de que tarde o temprano se pondrá fin a los intentos británicos de encontrar excusas para nuevos ataques contra Rusia.

Foreign Ministry Spokesperson Maria Zakharova’s answers to questions by the Rossiya Segodnya International Information Agency about the investigation into the Salisbury and Amesbury incidents and the murder of Nikolai Glushkov

Question: What could you say about the investigation into the incidents in Salisbury and Amesbury?

Maria Zakharova: We have noticed that Britain has lately modified the tactics of covering the investigation into the Salisbury and Amesbury incidents. While earlier the London police limited themselves to general phrases accompanied by a lot of media leaks and high-level politicised statements, then now they make regular public statements, with politicians referring to the need to wait for police conclusions. Despite insufficient informative value, this creates an illusion of transparency.

However, reports about the investigation’s complexity and all the work it takes to conduct it should not delude anyone. In fact, they mean just one thing: Despite their large-scale efforts, the British police are unable to corroborate the Salisbury crime version imposed on the public by the British political establishment with facts.

Besides, the London police have announced that a coroner enquiry with regard to Dawn Sturgess, who died in hospital on July 8, will open in Salisbury on July 19. Let me explain that this is a quasi-judicial procedure aimed to legally ascertain the cause of death. Given the ungrounded accusations which Britain hastened to level at Russia, it is of fundamental importance to ensure maximum transparency of the investigation. We will regard its transfer to the courts and subsequent classification as an attempt to hide the true masterminds as well as the perpetrators of these crimes from the public.

To reiterate: Given the sum of all statements made by London in the context of the Salisbury and Amesbury incidents, we hope for their thorough, good-faith and open investigation. As was repeatedly stated, the Russian law enforcement authorities are ready to help their British colleagues in this regard.

Question: Has London cooperated with Russia in investigating the Salisbury incident and Nikolai Glushkov’s murder?

Maria Zakharova:  In keeping with the 1959 European Convention on Mutual Assistance in Criminal Matters, the Prosecutor General’s Office of Russia sent to the UK relevant authorities, back in spring, several requests for legal assistance in two criminal cases related to an assassination attempt on the life of Yulia Skripal and the murder of Nikolai Glushkov.

To obtain information on the course and results of their considering the said requests, the Russian side has repeatedly addressed the related UK authorities both officially, including by presenting diplomatic notes, and via working contacts. There was no reply to our official enquiries.

We must again point out to the unacceptability of the situation where Russia, despite the existence of the relevant international legal mechanisms, is denied access to the investigation of criminal cases involving its citizens. London’s policy of this sort does anything but facilitate the establishment of the real circumstances and causes of these happenings and the identification of their perpetrators.

We once again call on the UK for detailed and responsible interaction in investigating the said criminal cases. The Russian side remains open to joint work and full-scale contacts with the UK law enforcement authorities.

Statement by the Foreign Ministry regarding the May 24, 2018 press conference of the Joint Investigation Team on the preliminary findings of the criminal investigation into the July 17, 2014 crash of the Malaysian Boeing in eastern Ukraine

The version of events presented by the JJoint Investigation Team (JIT) during a press conference on May 24, according to which the Buk anti-aircraft missile system used to launch the missile at the airliner arrived in Ukraine from Russia and belonged to Air Defence Brigade 53 deployed in Kursk, is regrettable. This is a case of unfounded accusations aimed at discrediting our country in the eyes of the international community. No evidence, of course, was presented, except for a visually striking video based on data fabricated by Bellingcat bloggers, who were previously found to be distorting facts to support the hypothesis of Russia’s involvement in the crash of the airliner.

It is also puzzling that the JIT put forward this theory at a time when Russia has not yet finished examining the requests for legal assistance from the Dutch Prosecutor’s Office.

We note that the materials shown at the press conference ignore a significant amount of information provided by Russia to the JIT. Nothing was said about the assistance we provided during the investigation. The people behind the presentation forgot to mention that we hosted Dutch experts and investigators of the Dutch Prosecutor’s Office in Moscow, declassified and handed over technical and design data of the Buk missiles to the investigators, and provided the results of a full-scale experiment carried out by Almaz-Antey, the manufacturer of this type of anti-aircraft missile systems.

Russia also transferred to the Netherlands primary raw data from radar surveillance of the airspace at the time of the tragedy. This critical information is of an exhaustive and completely objective nature, as it cannot be tampered with or altered. However, this did nothing to affect the line of investigation. Based on the radar records, the findings of unknown experts hired by the JIT cannot be characterised otherwise than absolutely untenable.

In these circumstances, we have legitimate questions about the true underlying motives of the JIT decision to disclose the preliminary conclusion.

All this only confirms our earlier expressed concerns about the bias and one-sidedness of the ongoing investigation.

Nonetheless, we will continue to provide assistance so that the truth about the crash of flight MH17 is established, and the true perpetrators are brought to justice.

Respuesta de la portavoz del MAE de Rusia, María Zajárova, a una pregunta de los medios en relación con las acusaciones contra Rusia respecto al accidente del Boeing de Malaysia Airlines en Ucrania en 2014

Respuesta de la portavoz del MAE de Rusia, María Zajárova, a una pregunta de los medios en relación con las acusaciones contra Rusia respecto al accidente del Boeing de Malaysia Airlines en Ucrania en 2014

 

Pregunta: Las acusaciones de los Países Bajos y Australia contra Rusia en relación con su supuesta implicación en el accidente del Boeing de Malaysia Airlines en Ucrania en 2014 se deben, entre otras cosas, al hecho que las autoridades rusas no cooperan plenamente con el proceso de investigación del accidente aéreo. ¿Ha renunciado Rusia a cooperar con las autoridades neerlandesas realmente? ¿Qué información ha entregado Rusia para encontrar a los responsables del siniestro del vuelo МН17?

Respuesta: A partir del accidente, Rusia prestó a los Países Bajos todo un apoyo posible e insistió en garantizar la transparencia del proceso de investigación. Recuerdo que Rusia estuvo en los orígenes de la aprobación de la resolución 2166 del Consejo de Seguridad de la ONU que preveía llevar a cabo una investigación internacional completa e independiente y determinar sus parámetros concretos.

En julio de 2016, los expertos y fiscales neerlandeses llegaron a Moscú, sostuvieron consultas con sus colegas rusos. En cuanto sabemos, la parte neerlandesa fue satisfecha con los resultados de aquellas reuniones. La Fiscalía General de Rusia siempre reaccionó rápidamente a las solicitudes formales de la ayuda legal. Así las cosas, por solicitud de la parte neerlandesa Rusia desclasificó y entregó a los jueces de instrucción la información tecnológica y diseño del sistema de misiles Buk. Además, se entregaron por solicitud los resultados del experimento realizado por el fabricante de este tipo de misiles, el consorcio ruso de defensa antiaérea Almaz-Antéi.

Mientras, estos datos se desestimaron en el informe final del Consejo de Seguridad de los Países Bajos sobre las causas técnicas del siniestro del vuelo МН17, y el propio informe fue lleno de errores y datos que no coincidían. Centramos la atención de la parte neerlandesa en estos defectos, lo que declaró en reiteradas ocasiones el jefe adjunto de Rosaviación, Oleg Stórchev. Los comentarios de Rusia se desestimaron ni se toman en consideración por el grupo de expertos que trabajaron bajo los auspicios de la Fiscalía de los Países Bajos.

En octubre de 2016, Rusia envió los primeros datos de radar que tenían la importancia crítica para la investigación, porque es imposible falsificarlos o cambiar. Estos datos excluyen la posibilidad de que el misil que derribó el Boeing fue lanzado del territorio bajo el control de militantes, en que insiste en sus conclusiones el Grupo Conjunto de Investigación (GCI).

La reacción de la parte neerlandesa a nuestro paso fue atrasada. Pasados unos dos meses, se puso de relieve que el GCI no puede descifrar los datos rusos. Tres meses después, la Fiscalía holandesa envió una solicitud adicional pidiendo presentarlos en formato ASTERIX elaborado por la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea. En agosto de 2017, los expertos rusos entregaron a los expertos de los Países Bajos un software especial para trabajar con los datos grabados por radares rusos. Mientras, antes de finalizar el análisis de datos, los cargos oficiales de los Países Bajos declararon que esta información podría ser útil para el proceso de investigación sólo para confirmar la hipótesis principal de la ausencia del segundo avión.

En abril de 2018, se declaró que para estudiar los primeros datos de radar entregados por Rusia y no procesados el CGI involucró a dos expertos independientes quienes los analizaron y sacaron la conclusión de que la estación rusa de radar no pudo “ver” al misil debido a su alta velocidad.

Los expertos del consorcio Almaz-Antéi desmintieron esta conclusión con argumentos: el radar ruso no pudo no detectar un misil si éste fue lanzado del lugar en que insiste el CGI, es decir, cerca del poblado Pervomaiskoye. Mientras, el CGI no consideró versiones alternativas en relación de la trayectoria del vuelo del misil que contradijesen a la hipótesis principal. Como se puso en evidencia, los datos de radar entregados por nosotros no se tomaron en consideración.

La Fiscalía General de Rusia estudia hoy dos solicitudes más de ayuda legal. El hecho que el CGI publicó los resultados intermedios de la investigación y acusó a Rusia de estar implicada en el siniestro del vuelo МН17 sin esperar nuestra reacción a éstos pone de relieve que los expertos no quieren tomar en serio los datos entregados por Rusia, lo que confirma de nuevo la conclusión de que la búsqueda de los responsables es ideológicamente determinada.

La renuncia de la parte neerlandesa a valorar la causa principal de la tragedia: el hecho que las autoridades ucranianas no cerraron el espacio aéreo para los vuelos de la aviación civil sobre la zona de conflicto interno, así como la ausencia de solicitudes dirigidas a Kiev sobre la entrega de los datos de radar y la información sobre las acciones de servicios de control del tráfico aéreo.

Además, EEUU no entregó las fotos provenientes de satélites de que declaró inmediatamente tras el accidente.

Delegación Comercial de la Federación de Rusia en el Reino de España

Delegación Comercial de la Federación de Rusia en el Reino de España

 

Con motivo de la visita a Madrid del Vicepresidente de la Comisión Mixta Intergubernamental Hispano-Rusa y representante del Ministerio de Desarrollo de la Federación Rusa, D. Dmitri Sazhin, la Cámara de Comercio de España y la Embajada de la Federación Rusa han organizado un foro empresarial que tendrá lugar el próximo jueves 17 de mayo a partir de las 12:30 en la sede de la Cámara (Ribera del Loira, 12).

El objetivo principal de este evento es conocer mejor la situación y perspectivas de la economía rusa, el actual entorno para la inversión, el marco legal y los incentivos disponibles para los inversores extranjeros a nivel nacional y local en los principales sectores de interés, entre los que destaca el industrial, los servicios, la I+D+i o la formación. Tras recibir información detallada sobre el sistema de Zonas Económicas Especiales, algunas empresas españolas con presencia industrial en este gran mercado expondrán sus experiencias. Al concluir se servirá un cóctel-almuerzo durante el cual se podrá departir con los miembros de la delegación rusa.

En caso de estar interesado en participar en este foro, que organizamos en el marco de las actividades de la sección española del Consejo España-Rusia, le agradeceremos que se inscriba en el siguiente enlace, por el que podrá acceder a la agenda actualizada: https://www.camara.es/foro- empresarial-espana-rusia.

Descargar la agenda del evento: Agenda Foro 17 mayo 3004 (002)

image004image001

 

 

 

 

Destrucción de armas químicas en Siria

Destrucción de armas químicas en Siria

La industria química civil y militar de la República Árabe de Siria fue una de las más desarrolladas en Oriente Próximo. El arsenal químico sirio tuvo una importancia estratégica para Damasco, en el contexto de su larga confrontación con Israel.

A partir de 2011, EEUU a varios niveles, incluido el presidencial, empezó a amenazar sin cualesquiera fundamentos sólidos con usar la fuerza contra Siria, en caso de que Damasco emplee armas químicas y se cruce una “línea roja” trazada por Washington.

En este período, no se registró algunos casos confirmados de uso de armas químicas por el Gobierno sirio que inspiren confianza. Al mismo tiempo, los casos de empleo de armas químicas por varias fuerzas antigubernamentales, incluidos los grupos terroristas patrocinados por EEUU y sus aliados, se hicieron mucho más frecuentes.

El 19 de marzo de 2013, en el poblado de Han al Asal (en las afueras de Alepo), tras el lanzamiento por los rebeldes de un proyectil de fabricación casera cargado con un agente nervioso – gas sarín – fabricado en condiciones improvisadas, 28 persinas murieron, incluidos 17 efectivos del Ejército sirio, y más de 130 personas resultaron intoxicadas de varia gravedad.

Damasco hizo de inmediato los pasos necesarios para poner en marcha el mecanismo del Secretario General de la ONU para la Investigación del Presunto Empleo de Armas Químicas y Biológicas. Mientras, debido a la postura de EEUU, Francia y Gran Bretaña que demoraron varios meses la discusión de este asunto en el Consejo de Seguridad de la ONU, un grupo de expertos de la ONU encabezado por el profesor sueco Ake Sellstrom llegaron a Siria sólo el 14 de agosto de 2013.

Cuando el grupo de expertos encabezados por Ake Sellstrom estaban en Guta Oriental (en las afueras de Damasco), el 21 de agosto de 2013, los extremistas llevaron a cabo una nueva provocación masiva con elo uso de sarín. El número exacto de los fallecidos y afectados no se ha establecido todavía (según las estimaciones de EEUU, se trata de unas 1.500 personas).

Para prevenir una posible ingerencia externa en el conflicto sirio, el Presidente ruso, Vladímir Putin, promovió la iniciativa sobre una inmediata adhesión de Siria a la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas (CPAQ) que preveía el establecimiento del control internacional sobre sus reservas de armas químicas con el fin de destruirlas.

Tras las negociaciones ruso-estadounidenses celebradas el 14 de septiembre de 2013 en Ginebra, se consiguió el respectivo acuerdo marco apoyado por la decisión del Consejo Ejecutivo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y la resolución 2118 del Consejo de Seguridad de la ONU. Se aprobó un plan sin precedente por su carácter y dimensiones sobre la evacuación y la destrucción en el extranjero de los componentes principales de armas químicas sirias.

Rusia hizo un aporte importante a la preparación de la operación para evacuar de Siria los precursores de armas químicas. En plazos cortos se suministró a Siria una gran partida de vehículos (más de 130 camiones blindados Ural, Kamaz y vehículos blindados BTR-80), así como otro equipo (cocinas de campaña, tiendas de campaña, etc.) necesario para evacuar seguramente las sustancias químicas; se pagó dos millones de dólares al fondo fiducario de la ONU. Occidente negó hacer los suministros tan necesarios a Siria a través de la Oficina de la ONU de Servicios para Proyectos (United Nations Office for Project Services, UNOPS) bajo pretextos inventados, limitándose con la adquisición en el mercado de segunda mano del Líbano de camiones usados, una mitad de los que no pudo llegar a Siria debido a sus malas condiciones técnicas.

El 27 de diciembre de 2013, en Moscú se celebraron las consultas con la participación de los representantes de China, Siria, Dinamarca, Noruega, EEUU, la OPAQ y la Misión conjunta de la OPAQ y la ONU creada el 16 de octubre de 2013 encabezada por la coordinadora especial y representante del Secretario General de la ONU, holandesa Sigrid Kaag (la Misión dejó de existir el 1 de octubre de 2014).

Se desarrolló un plan para garantizar la seguridad en la fase marítima de la operación para transportar armas químicas, de conformidad con que a bordo del crucero ruso “Pedro el Grande” se creó un centro de coordinación responsable por la interacción de todos los buques que participaban en la operación. Los buques militares ruso y chino (el crucero nuclear “Pedro el Grande” y la fragata “Yancheng”) escoltaron el convoy de buques que transportaban las sustancias químicas hasta su salida de las aguas territoriales de Siria, posterirmente el convoy fue escoltado por la fragata danesa “Ark Futura” y noruega “Taiko”.

La operación internacional de evacuación de Siria de todos los componentes y precursores de las armas químicas finalizó con éxito el 23 de junio de 2014. Se evacuó de Siria, en general, 1.200 toneladas de sustancias tóxicas (100 toneladas de uno de los agentes ménos tóxicos – isopropanol – se destruyeron in situ). La destrucción del arsenal químico sirio se inició el 7 de julio de 2014 a bordo del buque especial estadounidense “Cape Rey” y finalizó el 18 de agosto de 2014. Los productos de reacción generados en el proceso de hidrólisis de sustancias tóxicas se procesaron en plantas de Finlandia y Alemania y sus precursores – en Gran Bretaña y EEUU, incluido tal precursor de sarín como difluoruro de metilfosfonilo (DF). (Es curioso que, al destruir una parte de precursores a bordo del buque “Cape Rey”, los estadounidenses hayan tenido acceso a las recetas y tecnologías de fabricación del sarín sirio. Además, cuando Siria se adhirió a la CPAQ en 2013, Damasco entregó a la OPAQ la información detallada sobre los métodos de fabricación de sarín. Así las cosas, la presencia de DF en el sarín empleado el 4 de abril de 2017 en Kan Sheijun no puede ser prueba unívoca de su uso por las tropas gubernamentales sirias).

Con apoyo de Rusia y otros miembros de la comunidad internacional, Siria en un plazo récord (seis meses) y en la coyuntura complicada de la lucha contra el terrorismo internacional en su territorio logró realizar la operación de evacuación de sus reservas de armas químicas que no tiene precedente en toda la historia de existencia de la OPAQ. La destrucción del arsenal químico, de hecho, se realizó fuera de Siria y finalizó con cierta demora sólo hacia finales de 2015, debido a los problemas técnicos de los socios estadounidenses (en la planta Vеolia se produjo una demora de casi un año).

De ese modo, gracias a buena voluntad y abnegación del Gobierno sirio y la participación enérgica de los Estados miembros de la OPAQ, el arsenal químico sirio se destruyó por completo bajo el control riguroso de la Organización. El Director General de la Secretaría Técnica de la OPAQ, Ahmet Uzumcu, lo confirmó oficialmente el 4 de enero de 2016. Para hoy, se destruyeron 27 plantas de producción de armas químicas, se verificó la destrucción de 25 plantas.

Además, en abril de 2014, bajo presión de los países occidentales, se creó la Misión de la OPAQ para precisar la información inicial entregada por Siria a tenor del Artículo III de la CPAQ (Declaration Assessment Team – DAT). Su tarea fue aclarar la situación con una supuesta información incompleta sobre una parte del arsenal químico sirio. En 2016, Damasco entregó la información adicional sobre los laboratorios en las ciudades de Barza y Jamraya, de conformidad con los Artículos III y VI de la CPAQ.

La Secretaría Técnica de la OPAQ sigue considerando incompletos los datos entregados por Siria, lo que los países occidentales usan como pretexto para acusar a Damasco de “incumplir” la Convención.

En realidad, es habitual introducir enmiendas en la información inicial a tenor de la CPAQ y muchos países partes de la CPAQ lo hacen.

En la 83ª reunión del Consejo Ejecutivo de la OPAQ se aprobó una decisión sin precedente en relación con Siria que sale fuera de lo estipulado en la CPAQ (un acceso libre a las instalaciones militares sirias, etc.). Mientras, dos inspecciones realizadas, a tenor de esta decisión, en los centros de investigación de Barza y Jamraya no revelaron algunas huellas de la actividad no declarada.

En abril de 2014, se creó la Misión de la OPAQ para investigar el presunto uso de armas químicas en Siria (Fact-Finding Mission – FFM).

Últimamente, se observa la tendencia de interpretar en el sentido estricto el mandato de esta Misión que sólo prevé establecer el uso de armas químicas en uno u otro incidente. Los dirigentes de la Misión no consideran obligatorio establecer el modo de su uso, recoger pruebas adicionales que podrían establercer en un futuro a los responsables.

Según una práctica viciosa, los incidentes con el uso de armas químicas en violación de las normas de la OPAQ se investigan a distancia, sin la salida de los expertos al lugar de estos incidentes. No se recogen muestras. Se interrogan “testigos” y “afectados” dudosos. “Se estudia” la información no comprobada proveniente de la oposición siria y de las organizaciones no gubernamentales afiliadas con los extremistas, tales como Cascos Blancos financiados por Gran Bretaña y EEUU.

El Mecanismo Conjunto de Investigación de los casos de uso de armas químicas en Siria (Joint Investigative Mechanism – JIM) lanzado por la OPAQ y la ONU en 2015, a tenor de la resolución 2235 del Consejo de Seguridad de la ONU, actuó guiándose del mismo principio. Su objetivo fue establecer a los responsables de los respectivos delitos, en particular, basándose en los datos de la Misión de la OPAQ (FFM) y presentar sus conclusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Durante su trabajo, el Mecanismo Conjunto de Investigación publicó siete informes. En el último informe (del 26 de octubre de 2017) se declaró que la Fuerza Aérea de Siria fue responsable por el sonado incidente con el supuesto uso de sarín en Jan Sheijun el 4 de abril de 2017 y el Estado Islámico – por el uso de gas mostaza en el poblado de Marat Um Hosh el 16 de septiembre de 2016. Los expertos del Mecanismo Conjunto de Investigación ni siquiera visitaron las localidades del presunto uso de armas químicas atribuyéndolo a la situación en el ámbito de seguridad, mientras que las llamadas pruebas materiales las entregaron a la Misión de la OPAQ (FFM) los grupos de oposición armada. La investigación realizada no pudo ser objetiva ni imparcial en tales circunstancias.

Según la información del Director del Departamento de Protección y Seguridad de la Secretaría de la ONU (UNDSS), a los inspectores de la OPAQ se les garantizó un acceso seguro a Jan Sheijun, por acuerdo con los jefes troperos. Mientras, los representantes de la Misión de la OPAQ (FFM) ni los expertos del Mecanismo Conjunto de Investigación no llegaron al lugar del incidente orquestado.

Los países occidentales rechazaron la propuesta de corregir el mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación ampliando su alcance geográfico y capacidades en el ámbito de la lucha antiterrorista. El proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU elaborado por Rusia junto con China y Bolivia que preveía poner el mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación de conformidad con la CPAQ fue vetado también. En noviembre de 2017, el Mecanismo Conjunto de Investigación dejó de existir.

En el contexto de conclusiones hechas en los informes del Mecanismo Conjunto de Investigación y las reclamaciones que siguen teniendo los países occidentales en relación con la información inicial entregada por Damasco a tenor de la CPAQ, EEUU y sus aliados llevan a cabo en el Consejo de Seguridad de la ONU y en la OPAQ una campaña agresiva dirigida a imponer decisiones punitivas contra Damasco.

El 23 de enero de 2018, Rusia presentó a la consideración del Consejo de Seguridad de la ONU un borrador de resolución que preveía crear un nuevo organismo de investigación legítimo que sea imparcial y competente, lo que es especialemente importante. Mientras, nuestra iniciativa no les gusta a nuestros colegas del Consejo de Seguridad de la ONU. Los proyectos propuestos por EEUU sólo toman en consideración una pequeña parte de nuestras iniciativas y casi reducen el caso al restablecimiento del Mecanismo Conjunto de Investigación con toda la gama de defectos que tenía.

La amenaza del terrorismo “químico” sigue siendo real y no sólo en Siria sino también en Irak y en la región de Oriente Próximo, en general. Los extremistas usan con cada vez más frecuencia las sustancias tóxicas. Además, ya tienen las capacidades tecnológicas e industriales para sintetizar las verdaderas armas químicas y cuentan con muchos canales de acceso a sus precursores. No es un secreto para nadie que en las filas de los extremistas están exoficiales de Ejércitos de los Estados de Oriente Próximo vinculados con programas de armas químicas de Irak (en los tiempos de Saddam Hussein), de Libia (en los tiempos de Muamar Gadafi), de Siria (antes de su adhesión a la CPAQ). Hasta los representantes de la coalición antiterroristas encabezada por EEUU declararon en reiteradas ocasiones sobre el descubrimiento de “fábricas” clandestinas del Estado Islámico para la fabricación de armas químicas.

Durante los últimos tres años, Rusia propuso en reiteradas ocasiones aprobar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU o, al menos, una declaración del Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU que condenase actos del “terrorismo químico” en Siria e Irak. Desgraciadamente, todas nuestras iniciativas de este tipo siempre encontraron una rígida resistencia por parte de varios Estados occidentales que sólo prefieren acusar sin fundamentos al Gobierno legítimo de Bashar Asad de emplear presuntamente armas químicas. De hecho, los Estados occidentales estimulan con esto a los extremistas que empiezan a sentir su impunidad por el uso de armas químicas.