La Universidad de Cádiz continúa ofreciendo actividades en este año conmemorativo que comenzó bajo el lema “Acompañando al Bicentenario”, con una cita entre la historia rusa y la española que han protagonizado Ígor Médnikov, investigador del Instituto de Historia Universal de la Academia de Ciencias de Rusia y director del Centro Ibérico Internacional de la Universidad Estatal Rusa de Humanidades, y Alberto Ramos Santana, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz. Esta actividad desarrollada durante la mañana de hoy se ha basado en un diálogo entre ambos historiadores sobre Las conexiones entre la Constitución de 1812 y Rusia y ha sido coorganizada por el Comisariado UCA de los Actos del Bicentenario y el Aula Universitaria Hispano-Rusa (AUHR) de la Universidad de Cádiz.

Institucionalmente, el diálogo ha sido presentado por Esther Morell, cónsul honorario de Rusia en Andalucía, y Juan Carlos García Galindo, director general de Relaciones Internacionales de la UCA. En su presentación, García Galindo ha agradecido tanto al ponente Igor Mednikov como a la cónsul por estar presentes, así mismo ha destacado que esta actividad cierra el marco de actividades desarrolladas para celebrar el Bicentenario que une a estas dos naciones, España y Rusia, así como la importancia que presenta el diálogo en sí mismo, ya que “los documentos presentados constituyen un punto de inflexión en los estudios desarrollados sobre este tema”. Esther Morell, por su parte se ha mostrado realmente agradecida a la Universidad de Cádiz por llevar a cabo esta actividad que “ayuda a difundir la cultura rusa en España”.

Antonio Javier González, comisario UCA de los Actos del Bicentenario, ha sido el encargado de moderar el diálogo y, en su presentación, ha expresado su agradecimiento al AUHR por su lucha porque el Bicentenario de la Constitución de 1812 fuera el centro para la difusión de conocimiento en este año 2012.

El diálogo, que se ha mantenido durante una hora, ha abordado cuestiones relativas a las conexiones existentes entre la Constitución de 1812 y Rusia, tales como: la guerra contra Napoleón por parte de ambas naciones, siendo éstas aliadas de Francia a través de los Tratados de San Ildefonso en 1797 y Tilsit en 1807, el Tratado de Amistad entre España y Rusia, firmado en Velikie Luki en 1812 y que supone el reconocimiento de la Constitución de 1812 por parte de Rusia y su traducción al ruso, los movimientos liberales en Europa y los decembristas, es decir, la influencia definitiva del texto constitucional gaditano en Europa y Rusia, etc.

Alberto Ramos ha apuntado en sus intervenciones durante el diálogo que las relaciones comerciales también ayudaron a España a descubrir un aliado en Rusia, pero que el Tratado de Velikie Luki sería el que finalmente recuperara las relaciones entre ambos países y a través del cual, el 8 de julio de 1812, se produce el reconocimiento por el emperador ruso de “las legítimas y extraordinarias Cortes Generales, reunidas en Cádiz, así como la Constitución redactada y establecida por estas”. Este triunfo internacional del texto constitucional tuvo muchísima repercusión tanto en el seno interno de las Cortes como en la opinión pública, la noticia se propagó rápidamente a través de periódicos como El Conciso o El Diario Mercantil, llegando incluso a publicarse bandos con esta noticia al otro lado del Atlántico.

Algunas negociaciones secretas también tuvieron lugar, según Médnikov, pero finalmente sería el Tratado de Velikie Luki el que conseguiría unir formalmente a estas dos naciones que compartían un enemigo común, Napoleón.

Como miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Hispanistas de Rusia, Ígor Médnikov ha terminado expresando que 1812 supuso la primera oleada de impulso del hispanismo en Rusia, pues fue un acontecimiento que despertó el interés del pueblo ruso por España. La segunda gran oleada de desarrollo del hispanismo ruso se estuvo ligada a la Guerra Civil española, con el apoyo de la URSS al Gobierno de la II República y la llegada de los Niños de la Guerra a Rusia. En la actualidad, el hispanismo ruso se está desarrollando mucho en los últimos años gracias a la labor desempeñada por la Universidad de Cádiz a través del Aula Universitaria Hispano-Rusa, y que el futuro de estas relaciones queda abierto a seguir manteniendo esta cooperación tan fructífera.