Comentario del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia sobre las declaraciones antirrusos de algunos países occidentales.

Traducción no oficial

El 6 de septiembre Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Estados Unidos y Francia emitieron una declaración conjunta, en la cual una vez más reiteraron pretensiones infundadas contra Rusia en el contexto de los acontecimientos en Salisbury y Amesbury.
Es deplorable que las autoridades de estos países nuevamente se hayan dejado llevar por Londres, que, al parecer, no puede superar sus propias fobias inexplicables. Secundaron la mentira camuflada por la reserva “casi con certeza” (“almost certainly”), que es otra variación de la tan mentada expresión británica “muy probable” (“highly likely”), y con plena disposición hicieron la vista gorda ante la total falta de evidencias de lo que realmente había sucedido en Gran Bretaña en relación al empleo de sustancias venenosas. Así continúan a burlarse del sentido común.
Rusia en numerosas ocasiones y a diferentes niveles ha declarado que no tiene nada que ver con lo que sucedió en Salisbury y Amesbury. Muchas veces hemos ofrecido a la Parte Británica investigar estos incidentes de forma conjunta. La reacción negativa hacia nuestros llamamientos de cooperar, el rechazo a lo largo de los últimos seis meses a dar acceso a los ciudadanos rusos Sergei y Yulia Skripal, que fueron declarados víctimas de asesinato, sólo fortalece la convicción de que Londres no ha encontrado nada para justificar sus reclamaciones. Todas las acusaciones contra nosotros son completamente maquinadas.
Nos decepciona constatar que algunos estadistas occidentales, siendo prisioneros de sus propias ambiciones geopolíticas, no dejan los intentos de retratar Rusia como enemigo, fomentando sentimientos rusófobos en sus países. Mientras tanto la realidad impone lo totalmente contrario, es decir, la necesidad de unir esfuerzos en la lucha contra las amenazas verdaderas y comunes para todos, en primer término, terrorismo internacional.